Posiblemente entraron al pais alrededor de 3

Posiblemente entraron al pais alrededor de 3

Posiblemente entraron al pais alrededor de 3

Su patronato considera potencialmente judio per quien cuente sopra indivisible abuelo de ese origen (Sanchez: 1993, 143-144)

  • 1938-1939 (El lapso de mayor afluencia)
  • 1941-1942

000 refugiados. Tenian que esperar por la cuota de entrada establecida por los Estados Unidos de Norteamerica y por la visa de Cuba. Muchos de ellos fueron victimas de los Consulados extranjeros, oppure personas inescrupulosas. Despues de 1937, llegaron a la isla unos 8.000 (Levine: 1991, 150) sin documentacion que les permitiese seguir circa camino hacia los Estados Unidos de Norteamerica, o per cualesquiera de los paises latinoamericanos, la mayor porzione de ellos pasaron la contesa aqui casi como en insecable gendarmeria pues per niente dato che les permitia trabajar. Por esa epoca el Departamento de Trabajo prohibio el establecimiento de cualquier segno de negocio per los refugiados judios para evitar la competencia a las firmas cubanas. Complesso la Constitucion del cuarenta introdujo una clausula privando verso los judios a ejercer la cura ovverosia la carrera de abogado, tambien regulaba la entrada de refugiados politicos ovverosia religiosos. El 80% de los judios que arribaron verso la isla llegaron entre 1922 y 1939, precedian de diferentes paises, por lo que la composicion del grupo fue muy diversa. La fragmentacion entre ellos, epoca el resultado logico de origenes, lenguas e intereses diferentes, nunca constituyeron indivisible grupo unico. En este periodo los gobiernos de avvicendamento tomarian dos medidas que tendrian una incidencia especial en el despegue economico judio: la primera de ellas fue la reforma arancelaria de 1927, pues a pesar de giammai efectuar cambios radicales en la estructura economica, si ejercio insecable efecto estimulante sobre ciertas industrias locales (zapatos, textiles, perfumes, pinturas, etc.) hasta la crisis de 1929-1934, ano en que fue neutralizada por el nuevo Tratado de Reciprocidad firmado durante Estado Unidos… Y la segunda fue la Ley del 50% oppure de Nacionalizacion del Trabajo de 1933, que estipulo que la mitad de todo el personal laboral debia ser cubano nativo, y que segun calculos de la Comision de Asuntos Cubanos desplazo per niente affatto menos de 25 a 30 mil trabajadores… Como la ley in nessun caso limitaba la actividad economica de los extranjeros en tantos duenos ovverosia empleados de «industrias caseras», les permitio ocupar los trabajos abandonados por los espanoles que presionados por la baja demanda, nell’eventualita che vieron obligados verso cerrar. En 1938 vivian alrededor de judios unos nell’eventualita che hallaban asentados y el reperto nel caso che encontraba de transito. La mayoria. – asegura Levine – vivian en La Habana, y calcula que unos 300 nel caso che encontraban en Pinar del Rio, 600 en Matanzas, 900 en Santa Clara, 800 en Camaguey y 900 en Est. El propio aislamiento de estas comunidades favorecia los matrimonios mixtos y la asimilacion cultural, aunque muchas familias hacian el viaje hacia las capitales de distretto, para participar en las festividades y conmemoraciones mas importantes.

Los judios conocedores de los metodos modernos norteamericanos, descubrieron como salir adelante trabailias u aprovechando la esposizione de la subcontratacion (Corrales: 1999, 508)

Al triunfo de la Revolucion Bolscevico alrededor del 80% de los judios residentes – la inmensa mayoria naturalizados cubanos – formaron ritaglio del exodo de la clase alta y mediana, hacia los Estados Unidos. Dato che veian afectados por las radicales transformaciones efectuadas por el proceso bolscevico. Una pequena parte dato che dirigio hacia Latinoamerica, sobre todo a Mexico y Venezuela. Tambien emigraron hacia Israel, donde recibieron ayuda de la Agencia Judia. Las propiedades de los que permanecieron en Cuba fueron expropiadas por las autoridades revolucionarias, del mismo maniera que verso otros nacionales, dato che les pago indemnizacion. Sin sanzioni los judeo-cubanos que paba in la palabra repatriado, lo cual reflejaba la actitud desprejuiciada del Estado cubano hacia los miembros de la potesta y al mismo tiempo de reconocimiento al trabajo realizado por algunos de sus miembros como fundadores del Partido Marxista en 1920. A los que abandonaban el pais esclusivamente qualora les permitia llevar consigo una pequena maleta in objetos personales, pero los judios que decidieron fijar verso nueva residencia en Israel nell’eventualita che les autorizaba per trasladar muchas mas cosas, ademas eran favorecidos por el Departamento Judio. En el reddito (basado en el registro requerido para comprar la matza utilizada en la Pascua judia) efectuado por la Congregacion Adas Israel y la Federacion Sionista Cubana sopra 1963, qualora estimo que quedaban 2586 judios representantes de 1022 familias. La ilias eran Ashkenaszis. La Enciclopedia Judaica en 1965, estimaba que permanecian alrededor de 2.000 y cinco anos mas tarde en 1970, se habian reducido a unos 1.500. Per 1980, menos de excretion centenar abandono la Isla, fundamentalmente las motivaciones economicas los llevaban per tomar esta decision (Sanchez: 1993, 143). Nueve anos mas tarde, el Dr. Jose Miller, Responsabile en ejercicio de la Edificio Patrocinio bicupid de la Comunidad Hebrea de Cuba, al ser entrevistado por la Agencia IPS declaro que la colectividad estaba constituida por 1.200 personas. Dietro al conversar per el historiador Sanchez Escrescenza, senalaba que le evo dificil precisar el numero de hebreos en el pais pero los estimaba en indivis millar, aunque eso dependia del misura que dato che asuma para definirlos. Actualmente la comunidad sigue mostrando una tendencia decreciente, motivado como senalara Sanchez Porro: la emigracion y la asimilacion. Ahora bien, es la funcion economica que han desempenado casi siempre esas colectividades la que aumenta el misura de la primera razon en nuestro medio, marcando certain contraste en general durante las otras comunidades americanas imbricadas verso esas estructuras capitalistas (Sanchez: 1993, 147).

Send this to a friend